top of page

La voz de Artur: una nueva etapa personal en tiempos convulsos. Urge una cultura científica de base.

Queridos seguidores de Magna Ciencia.


Hace mucho muchísimo que no escribo en mi blog. Desde mis entradas sobre la crisis del COVID desde la perspectiva de la Ciencia Tradicional he dejado de lado mi pasión por la escritura para centrarme en los cursos que imparto y que me obligan a dedicarles mucho tiempo.


Hace poco mis dos computadores personales han fallado de manera sincrónica, hecho que he motivado que tenga forzosamente que parar mi actividad en este nuevo proyecto de La voz de Artur al no poder editar los vídeos. Este texto lo escribo desde un modesto ordenador de sobremesa de más de 10 años que hace lo mínimo.


Pero este hecho, me ha dado la posibilidad de reflexionar y escribir estas cuatro líneas que, por otra parte, tenía en mente de hacerlo desde hacía ya bastante tiempo.


En La voz de Artur  pretendo explicar de manera comprensible cuatro aspectos que considero que deben de ser vertebradores para estos tiempos convulsos en los que vivimos y con el deseo de que puedan aportar algo.


Cuarta entrevista sobre geopolítica en el Canal Amigos de Magna Ciencia con Andrei Calderón experto en comercio internacional. Estas entrevistas van a seguir en los próximos meses.


En mis recientes entrevistas he insistido en un hecho fundamental, y es que es urgente que en los próximos años se forme una cultura científica de base que lamentablemente solo veo a pinceladas. Y no he encontrado mejor lugar para ello que en la obra de Sheldrake, Schauberger, Reich y otros grandes que nos han precedido. Esto es algo que está haciendo un conocido actor llamado Terrence Howard, que incluso estuvo nominado al Oscar, con ideas en las que en líneas generales coincido. De esto hablo en mi cursos profusamente, pero quiero dar algunas pinceladas en el primer de los temas del canal, que es, el de ciencia y consciencia, así como en el canal Living News con gente del nivel de Almudena Zaragoza, Pedro Cano o Sergio Mejia.


Al mismo tiempo creo que es importante plantear de manera comprensible las bases filosóficas de la Filosofía Perenne que traté de explicar de manera muy resumida en las entradas sobre la crisis del COVID. Para ello he empezado con una que me parece significativa: la visión Tradicional del Tiempo.


Hay más temas encima de la mesa, y uno de ellos es el de personalidades de alto impacto. Sobre esto tengo preparados monográficos sobre personajes importantes que merecen ser mucho más conocidos, o que al menos, su legado debe de instruirnos. Y me refiero a hacerlo por encima del ruido mediático de las redes sociales, lo cual no es nada fácil. Algunos ya difuntos como Andreas Faber Kaiser, Fernando Jimenez del Oso o René Guenon, autores de edad muy avanzada que han hecho grandes aportaciones como Wolfgang Smith, Arno Stern o Rupert Sheldrake, y también autores que están dando mucho de si en diferentes campos como el de la geopolítica y la metafísica y que sigo con mucha atención como puedan ser Marc Vidal, Lorenzo Ramirez, Bernardo Kastrup y un interesante etcétera.



Entrevista en Luces en la Oscuridad para hablar de Sheldrake.


La fuerza de este nuevo canal no solo está en lo que dice, si no en lo que no dice. Y creo que ha llegado el momento de explicar esto a lo que hago referencia de manera prístinamente concreta.


Como comentaba más arriba conforme pasan los años no veo una cultura de base y un impacto suficiente en la sociedad de los grandes hombres de ciencia. La colección Magna Ciencia pretende rescatar este conocimiento y esta ciencia postmaterialista que se ha desarrollado a contracorriente en este siglo pasado principalmente. Confieso que es algo que me preocupa un poco el ver que pasan los años y no aparece un nuevo Peter Tompkings o un nuevo Christopher Bird, pero lo que sí me causa más que preocupación sobre todo es tristeza es que haya tanta belleza en estas obras, y que no se esté disfrutando y mucho menos valorando con el paso de los años como debería de ser y como merecen, eclipsadas por el ruido interminable de los conspiranoicos.


Entiendo perfectamente que algunos no sean autores fáciles, comprendo que no todo conocimiento es para todo el mundo y entiendo que haya cierta distorsión en su mensaje como en el caso particular de Reich, pero hay cosas que son de un sentido común aplastante y no tienen que ver con la capacidad o no de entender estas obras.


Lejos quedan esos años 70 donde Plaza y Janés publicó una joya de libros como la colección Otros Mundos, Fernando Jimenez hacía sus maravillosos programas y Andreas dirigía en Catalunya Radio su maravilloso programa Sintonía Alfa.


Cuando internet no existía, uno tenía que exprimirse los sesos para crear algo que valiera la pena y que convenciera a un editor para que tuviera que hacer el esfuerzo y el riesgo no solo económico de ponerlo en papel. No había podcast y grabar una entrevista de una hora valía 300 pesetas de la cinta de cassete que muy a menudo no tenías.

La colección de Plaza y Janés que leía de adolescente.


No creo que te esté diciendo nada nuevo si te digo que la "democratización" de internet ha permitido que el "tonto motivado" pueda llegar muy facilmente a un gran público, y para ello las redes sociales han sido una verdadera mina. En lo que no creo que todos estén reparando, es en el hecho de que para conseguirlo solo se requiere de una cosa: eliminar el ingrediente de la belleza del plato al que te hacía referencia para sustituirla por el morbo.


Me explico...


Hace más o menos un año fui invitado a participar en un canal llamado HyperHalcon. Era la tercera vez que se me ofrecía participar, y aunque en las otras dos ocasiones había dicho que no, en esta tercera por quien me lo pedía y el porqué me lo pedía pensé que igual podía ser bueno el darle una oportunidad al chico. Y sí, he dicho darle una oportunidad (yo a él y no él a mi) porque la oportunidad se la da siempre el invitado al huesped y no al revés con independencia de si este tiene un seguidor o tiene millones, argumento que se suele usar para girarle el sentido a la flecha. Así es como lo veo yo: el que se la juega es siempre el entrevistado nunca el entrevistador. Y añado que digo esto porque ignoraba completamente que este chico en Twitch es uno de los 10 más seguidos en habla hispana o lo era en el momento.


Contactamos, le explico que no sigo su canal, pero que creo que puede ser una buena oportunidad para que sus oyentes conozcan de primera mano la obra de grandes científicos que fueron a contracorriente. Trataba de aportar con ello cierta belleza y conocimiento en medio de tanto catastrofismo a la que este tipo de páginas se abocan, y tratar con ello de ofrecer, al menos, un cierto contrapunto a su estilo. Pactamos unas preguntas, el chico me dijo que todo lo veía bien y perfecto, pero yo ya intuí por sus telegráficas respuestas que mi propuesta de hacer un pequeño viaje por la historia de la ciencia le interesaba lo mismo que si le hubiera propuesto hablar de la historia de la pesca del rodaballo en Singapur.


Y efectivamente no me equivoqué... cuando empezamos la entrevista se produjo lo de siempre: ni una sola referencia a los contenidos hablados off the record, y la improvisación y divagación habitual muy del estilo de como él enfoca sus entrevistas. En medio de este escenario, logicamente, no hubo ni se pudo hablar de "lo mio", que en definitiva tampoco es "lo mio" si no un modesto resumen de lo que ha salido de mentes millones de veces más brillantes que la mia y a la que un servidor simplemente ha tratado de sintetizar. El título final de la entrevista lo resume todo: EL MAYOR CONOCIMIENTO REVELADO (si viraliza sería el FIN DE LAS ÉLITES). Se parece tanto con lo hablado previamente como un huevo con una herradura.

Esto que digo no es un queja porque el único responsable de que se llegara a esta situación soy yo. El chico tiene su estilo y yo no soy quien para criticarlo. Simplemente tuve que haber hecho caso a mi intuición y no ir, porque esta lección ya la tenía aprendida de cuando fui al programa de Colin Rivas y donde me ocurrió exactamente lo mismo: a Colin le importaba un pimiento todo lo que decía porque Colin busca otra cosa.


No hace mucho mi gran amigo David Alvarez Planas decidía publicar una carta que anunciaba el cese definitivo del proyecto Dogma Cero. Os invito a que paréis la lectura de este artículo y la leáis porque vale la alegría leerla si te consideras un verdadero buscador de la verdad.


Aunque no coincido en muchas de las opiniones de David, de hecho en la mayoría o estoy muy poco de acuerdo o no estoy nada de acuerdo como por ejemplo pueda ser su opinión de la Agenda 2030 que yo sí me he leído, si lo hago con la principal de las mismas y que le llevaron al cierre del proyecto, y esta es, el sucesivo desgaste que en estos últimos años ha ido teniendo el mal llamado "Mundo Alternativo". Un desgaste, y en eso sí coincido con Davir, efectivamente es exponencial y que cada año se supera... a peor.


Pero la pregunta es... ¿Es este desgaste un problema?


Pues no, no lo es. En modo alguno. Y además me atrevo a decir que es peligroso incluso el considerarlo, el darle bola. A diferencia de David, este fenómeno a mi sí que no me preocupa lo más mínimo.


Y ahora voy a hablar y argumentar sobre esto por primera y última vez.


De la misma manera que cualquier video de TikTok o Only fans te causa o te debería de causar indiferencia, todos estos personajes a los que haces referencia en tu escrito están jugando al mismo juego: el de llamar la atención contínuamente.


Pero hay un error de planteamiento en tus argumentos, David, y es el que ni todos somos iguales, ni todas las opiniones valen. En tu "democrática opinión" incurres en la falacia de defender que toda opinión vale (aunque no quieras o esa sea tu intención), y eso se justifica con la sencilla razón de que ninguna empresa se administra por un tonto. Con los tontos David solo se puede hacer una cosa: ignorarlos. Porque sí, David, existe la diferenciación de grado, y aunque hay muy muy pocas cosas que hoy en día se saben a pesar de que otras muchas tantas no, no todo vale, no todas las opiniones son válidas, no todas tienen sentido y mucho mcuhísimo menos aún vale la pena dedicarles un solo segundo de tu preciado tiempo que es el único verdadero tesoro que tienes (y que todos tenemos dicho sea de paso).


El que un tipo que hoy te escribe un libro para explicarte que Cristo era un extraterrestre que vino de Sirio y mañana te dice que las estrellas no existen y que son los reflejos del plasma de gas argón ionizado que cubre la Tierra no es algo que te deba de afectar como investigador del misterio, porque lo único que pretende es llamar tu atención. Y de allí, toda su sobreactuación y todo la parafernalia.


El morbo es lo opuesto a la belleza, porque la verdad es simple y no necesita de artificio alguno.


El morbo debe de provocar para llamar tu atención, porque si no lo hace, simplemente no funciona. Así de simple y así de sencillo. La belleza actúa justo de la forma contraria. Schauberger o Reich por ejemplo nunca necesitaron de provocar a nadie con lo que decían, se limitaron a definir las bellas leyes que gobiernan nuestra existencia. Uno puede puede ver en la Alquimia la Filosofía de la Naturaleza de los grandes Iniciados como Ramon Llull, Basilio Valentín o Santo Tomás de Aquino que es lo que verdaderamente es más allá de las tonterías conspiranoicas que iletrados absolutos quieran inventar para atraer audiencia a sus canales, o ver, el uso que los Iluminattis hacen de su simbología para intereses espúreos de dominación.


En todo momento en la vida puedes hacer dos cosas con lo que la vida te pretende decir: aprender o justificarte.


Si haces lo primero podrás ver que hay salida para todo y que todo está pactado, pero si haces lo segundo, solo estarás condenado a construir tu propia prisión o tu propia Matrix como lo llaman ahora las modas. Y de allí el siguiente paso será inventarte una realidad paralela: inventarte la palabreja "despierto", inventarte la palabreja "quinta dimensión", inventarte la palabreja "ascensión planetaria"... O justificarte con el mantra de turno: la NASA te engaña.


En este escenario dediquemos nuestro estudio a los grandes genios que aportaron belleza al mundo a través del conocimiento, que los tontos motivados de los que habla David solo son una de las muchas anécdotas graciosas del Kali Yuga.


Nos falta aún mucho para empezar a entender que verdaderamente significa la palabra discernimiento. Mi consejo es simple: busca en tu interior y olvídate de las redes sociales por un tiempo. Y por supuesto, esto incluye mi modesto canal con 7700 seguidores. Si mañana tengo cero visitas pero esto que digo ha servido para que una sola persona se dé cuenta de que el único enemigo que existe en su vida es esa misma persona que ve cada día en el espejo de su cuarto de baño cuando se acicala, ya me doy con por más que satisfecho.


El único sentido que tiene la búsqueda de la verdad radica exclusivamente en la palabra busqueda. El día que pierdas esas ganas de buscar, y creo David que por tu escrito dejas entrever claramente que las has perdido, entonces tu vida aquí en este plano carece de sentido.


No permitas nunca que los ignorantes le quiten el sentido a tu vida.


Recibid todos un cordial saludo.


Antas, Paredes de Coura, Portugal, 26 de junio de 2024.
















147 visualizaciones0 comentarios

Opmerkingen


bottom of page