De la conspiranoia al rigor o del Show de Colin Rivas a la Ciencia del Éter de Quim Piquer.

Actualizado: 14 jun

Queridos seguidores de Magna Ciencia.


ACTUALIZACIÓN A FECHA 14 para cambiar algunos enlaces y añadir algunas frases.


Este viernes 10 de junio aparecí en el popular programa El Show de Colin Rivas por el que han pasado personajes bastante populares, un canal con vídeos que han sido vistos millones de veces. Mi aparición acumula pocos días después de su emisión casi 10000 visitas (me refiero al vídeo en directo ya eliminado cuyo enlace es este).


El motivo de que saliera en dicho popular programa es que he entablado amistad con varias personas donde resido en la frontera entre Portugal y Galicia en España por las que guardo un gran afecto y estima, que me hablaron del programa que, dicho sea de paso, había visto tangencialmente en tan solo dos o tres ocasiones. Una de ellas había sido una reciente entrevista que hacía a Cesar Vidal, un hombre que me parece sensato aunque no comulge con sus ideas. Este hecho me hizo no mirar con suficiente detalle el contenido y, sobre todo, el tono del canal, de forma que no atisbé que, en el mismo, mi modesta obra poco o nada iba a pintar allí. Y el resultado fue claro: ved y juzgas por vosotros mismos como durante mi participación poco o nada pude aportar, más allá de que el mundo está mal porque unas élites malvadas nos "lo ocultan todo" y "nos esclavizan".


Supongo que todos los seguidores de esta obra serán conscientes de como en los últimos años han crecido como la espuma personas que llegan a cierta notoriedad a partir de analizar las diferentes teorías conspirativas que circulan por la red. Que sepáis que algunos de los Youtubers más importantes están ganando cantidades muy elevadas de dinero, en un sistema que, irónicamente y por malvado y perverso que a ellos les parezca, les está haciendo de oro. Creedme que esto que digo lo sé de primera mano, como también, que este no es el caso de Colin, una persona que hace lo que hace de corazón por que cree en su mensaje.


Es cierto, y no voy a negar, que en ciertas ocasiones entro en algunas de estas páginas, como también que, con el paso de los años, cada vez me interesan menos sus contenidos, hasta el punto de que mi consumo actual de las mismas es casi anecdótico.

Andreas Faber Kaiser, excepcional investigador y periodista que estudió el trasfondo de los grupos y sociedades secretas entre otros muchos temas.

Para tratar de entender lo que pretendo explicar y sobre todo a donde quiero ir a parar con esto, me gustaría empezar comentando un hecho que ocurrió poco después de la publicación de la traducción al español que hice del primer capítulo del libro Los secretos de la energía libre y la electricidad fría, para el que pedí permiso a su autor, el norteamericano Peter Lindemann. Este artículo, publicado el 1 de setiembre de 2011, fue después reblogueado en varios blogs en los que siempre (o casi siempre), se citó la fuente original del mismo, es decir, mi antiguo blog La Ciencia Perdida.


Citar una fuente original es una ley no escrita que no solo demuestra decoro y respeto por la autoría, si no lo más importante: la posibilidad de contrastar la información de cara al aumento del conocimiento global y colectivo, y de esta forma, mantener un mínimo rigor en lo que se dice. Soslayar tal principio supone, entre otras cosas deber de tener que creer a pies juntillas en lo que se dice. Es decir, o te lo crees porque lo digo yo o nada. Y de allí al seguidismo casi religioso va un paso, un denominador común de muchas de estas páginas y canales.


Mi intención original en su momento allá por el 2010 cuando leí el libro de Lindemann era que esta información absolutamente clave sobre la "segunda y desconocida forma de electricidad" descubierta teóricamente por Maxwell en 1866 y demostrada empíricamente por Tesla décadas después en semisecreto, fuera conocida por el mayor número de personas que tuvieran los conocimientos y la capacidad de valorar lo excepcional de tal descubrimiento, a tenor, de la ignorancia total que físicos de todo el mundo tenían y siguen teniendo sobre este particular tema, y la cerrazón absoluta con la que lo reciben. Todo eso ha sido debido, en gran parte, a una mala prensa deliberadamente creada contra estas ideas que ciertamente tanto cambiarían el Mundo, pero también, a más de un ingenuo haciendo afirmaciones fuera de lugar. Para que quede claro a lo que me estoy refiriendo esta segunda forma es nombrada, por parte de otros físicos, como ondas longitudinales eléctricas (Eric Dollard), ondas escalares (Konstantin Meyl), ondas de torsión (Nikolai Kozyrev) etc...


Lógicamente no esperaba que esto hubiera desencadenado un debate riguroso con algún físico académico, una publicación o un paper sobre este tema (que por cierto existen aunque todos sean retractados) siguiendo los pasos o un camino más o menos riguroso que tratara de afirmar o refutar las afirmaciones vertidas en dicho libro sobre esta segunda forma de comportamiento de la electricidad.


No esperaba esto ingenuamente, cierto, pero tampoco, en modo alguno, todo el desvarío que vino después.


Sea como sea y dejando de lado esto último que digo, como muchos sabemos, porque ya lo hemos experimentado, el Universo tiene orejas, y parece que a este le dio por escuchar mi proclama: un popular Youtuber del momento realizó un vídeo donde plagiaba de arriba a abajo y sin rubor, todo el contenido del mismo sin citar mi nombre. El vídeo al poco tiempo, alcanzaba la friolera de 500.000 visitas, y miles de personas de todo el Mundo se enteraban de que hay dos formas de electricidad: la que usamos y sometida a las leyes de la termodinámica, y la infinita abundante y desconocida descubierta por Tesla.


Lamentablemente, por ser este el medio que logró la máxima difusión y no el mío, el 99% de los mismos solo sacó de ello fue una misma conclusión: los oscuros malos nos han robado la "energía libre".


¿Por qué?


Pues por el origen de la información y del canal, y no, por la información en sí.


En los días siguientes, recibí varios correos de personas que seguían mi modesto trabajo en los que me advertían de este hecho: Artur, este impresentable te está plagiando. Lógicamente mi primera reacción fue de enfado, no lo voy a negar, ya que, por ejemplo, en el principio del artículo, este youtuber también citaba textualmente los tres párrafos que preceden el artículo (y que podéis leer), en los cuales y como podéis comprobar, doy mi opinión personal de este capítulo esencial que había traducido al español para la comunidad hispana tan poco dado a leer en sajón. De esta forma, los que vieron el vídeo debieron de pensar que mi opinión personal sobre la importancia de esta información era, en realidad, la suya y no la mía, al desconocer que ese vídeo era, en realidad, un plagio.


Y ya os puedo asegurar que, conociendo a este youtuber y su conspiranoico estilo, no era para nada el caso.


Para que se me entienda, los que leyeron mi artículo creyeron (o debieron de creer) que cuantas cosas en física deben de ser reescritas a partir de ahora, mientras que los que vieron el video plagiador, poco menos que lo mismo de siempre: que malos son los Iluminati...


Acto seguido estalló una especie de "pequeña guerra" entre supuestos partidarios suyos y míos, a los cuales siempre, les respondí de forma aclaratoria de la misma forma.

  1. Para empezar, el artículo no es mío. Lo que sí es mío es la traducción. Como de hecho, también lo son muchos de mis artículos que proceden de otras plumas como las del excelso Alberto Borrás Gabarró, de quien me considero, con el paso de los años, un mero aprendiz.

  2. De lo anterior se deriva que mi mérito no es haberlo escrito por tanto, si no haber tenido el "buen gusto" (si me permitís la expresión) de encontrar una información importante que, después, el universo se encargó de hacer popular a través de esta persona.

Así que pensé para mis adentros, bien o mal, mi objetivo ha sido cumplido así que... ¿Quién soy yo para juzgar los planes de Dios y los guiones que este se inventa? Querías que esto se supiera, y ahora, ya se sabe, es tan solo, que te olvidaste de especificar el como, así que tenlo en cuenta para la próxima vez.

Anthony Sutton (1925 - 2002). Autor de más de una decena de históricos libros donde se abordaba los entresijos ocultos de los gobiernos. Un verdadero autor e investigador de conspiraciones ocultas.

Si cuento todo esto es porque en su momento debo de confesar que lo que sí me molestó es que toda esta importante información, que, debo de recalcar, solo incumbía a la física y a la ingeniería eléctrica y por tanto a ciertas personas con cierta formación, se trasladara al terreno de la teoría de la conspiración, o mejor dicho, al de la conspiranoia, ese cajón de sastre donde entra todo. Dicho vídeo apareció mezclado en un canal lleno de otros vídeos inconexos sobre Anunnakis y otros desvarías conspiracionistas que culpaban a la Masonería de todos los problemas del Mundo. Estoy siendo un poco simplista y metafórico pero creo que ya me entienden, no os toméis lo que digo al pie de la letra. Es decir, iba a ser analizada, no por las personas adecuadas, como era mi intención, si no por consumidores de un producto que considero de fácil o muy fácil consumo.


Este hecho me permitió conocer de primera mano y chocar al mismo tiempo con algo que, después, se ha repetido en varias ocasiones a lo largo de mis años de investigación. Aquello que se ha etiquetado como de Conspiranoia, es decir, de aquellos que llevan las teorías de la conspiración a un límite donde todo es obra de un agente oculto y de un mal al que ellos dicen combatir, entran a debatir aspectos profundos de ciencia para los que se requiere de una formación, una capacidad y una humildad de la que no todo el mundo dispone, y de la que ellos carecen por el mero hecho de que "saben" o "creen saber" algo que tu, "ignorante humano de la matrix", no.


Focalizarse en los aspectos negativos del mundo en el que vivimos es parte del juego de una parte de la sociedad y el resultado lógico de un mundo gobernado por la mentira. Desde este punto de vista lo que es es y, por tanto, no soy quien para juzgar los planes que el universo se inventa en cualquiera de sus formas. Es decir, es una consecuencia lógica, una entre otras muchas tantas. Pero lo que sí creo es que tengo todo el derecho a decir que por el hecho de no estar de acuerdo con muchas de las teorías académicas en física y biología y escribir libros que defienden mis puntos de vista con pruebas, tenga por ese mero hecho que establecer una relación entre el club Bilderberg, los reptilianos y la supuesta energía libre de Tesla a partir de lo primero que se me pasa por la cabeza. Lo siento, igual soy muy ingenuo o poco lúcido, pero mi cabeza no me da para hacer tales reglas de tres, a las que tan habituados están los conspiracionistas. Me parece que hacer estas relaciones tan frívolas y superficiales no solo son tan a menudo un absurdo y un dislate supino, si no que además, llevan a sacar conclusiones que, de antemano, ya están prestablecidas: los malos nos roban y nos ocultan todo.


Y claro, de allí, no salimos.


Yo lo llamo también a veces la profecía autocumplida o dicho en palabras más claras: como yo he decidido que el Mundo es una m.... el mundo, debe de ser una m....


Entonces... ¿Qué aire qué información o conocimiento nuevo puede entrar aquí? La respuesta es clara: ninguno más que el "más de lo mismo". El político que roba, la farmacéutica que oculta datos, el... Y de esta forma se entra en un caos del que no hay forma de salir.


Llegados a este punto, creo que cualquiera que tenga un poco de recorrido de vida sabrá que la realidad no es tan compleja o simple, y si tiene un mínimo de conocimiento de alguna Tradición Sagrada, como explico en el capítulo 7, sabrá que todo esto que estamos atravesando es la caverna de Platón en la que vivimos en este Kali Yuga, donde la ignorancia campa a sus anchas como nunca antes ha sido.


La conspiranoia son uno de esos efectos colaterales de esta edad oscura del alma, ni mucho menos el más importante, y con el paso del tiempo, se me hace muy difícil de no calificarla de anecdótica. Y que la crisis del COVID ha dado en algunos casos un protagonismo que hace mucho más daño que bien.


Porque todo esto lo que hace y provoca es que no focalicemos nuestra energía en el conocimiento de grandes hombres que murieron dejándonos obras colosales y testimonios excepcionales como Viktor Schauberger, Walter Russell o Louis Kervran (autor estrella de mi primer libro), sino que lo hagamos en lo negativo. El resultado es una espiral sin sentido, donde el otro, no escucha más que lo que quiere oír, y que su pisque siempre la interpreta de la misma forma: soy una víctima de un mundo distópico.

Imagen del libro El Secreto de la luz de Walter Russell

Ellos mismos hacen el trabajo contrario de aquellos malos a los que dicen combatir, porque no ven que solo convencen a quien ya está convencido, mientras que al que no, les ve como locos o irracionales. Y sinceramente os digo, en muchos caso, con toda la razón del mundo.


La historia nos ha demostrado que los cambios positivos siempre se han generado desde el ejemplo, y no, desde la contraposición. Si hay algo que ninguna persona soporta es ser tratado de estúpido, y creer que tu sabes algo porque has visto unos vídeos o seguido cierto canal o leído cierto libro hace que el otro vea en ti una persona con una debilidad mental, muy influenciable y porque no decirlo, bastante corto de miras.


Aunque mi carácter no es el propio de entrar en disputas y respetar todas las opiniones, y si no lo he hecho hasta ahora con el mundo de la conspiranoia es por una cuestión energética: no sirve. Pero como ahora me he encontrado con el tema de frente, he decidido encararlo escribiendo este artículo, tratando de poner ciertas cosas en su sitio y aclarar aspectos con enfoque constructivo.


Los conspiranoicos no escuchan, y lo podéis comprobar en mi intervención en el Show de Colin, donde una imagen vale más que mil palabras. Siento decírtelo Colin pero ese día no me sentí escuchado por ti. Sentí que en tu programa no pintaba nada. Me parece bien que tengas tan claras las cosas, pero si no aprendes a escuchar es muy difícil que en lo que dices entre lo nuevo, y sobre todo, la maravillosa obra de estos autores a los que antes he hecho referencia y que pretendía modestamente aportar en tu programa para tratar de inspirar a tus seguidores, viendo tristemente como no servía al final para nada.


Esto es lo que yo hago en mi canal de Amigos de Magna Ciencia: llevar a personas que sumen, profesionales y autónomos que han demostrado que se puede ir a contracorriente como Ton Rimbau, Alberto Perez Roldán, Octavi Piulats... No son tan conocidos como Coto Matamoros, Miguel Bosé o Daniel Estulin, pero créeme que tienen y estan haciendo mucho trabajo desde el ejemplo, y que desde los millones de anónimos despiertas se hace mucho más de lo que creo que te imaginas. Gente que jamás vas a poder conocer si no sales de tu cerrazón y permites, con ello, que el conocimiento de los grandes genios te impregne, en lugar de hacerlo toda la negatividad que hay en este mundo y seguir escarbando en las alcantarillas del Kali Yuga.


Pero los ejemplos van más allá y te voy a citar el de un Youtuber, para que puedas entenderme que no siento nada personal contra ti. Simplemente, trato de advertirte que lo haces tiene un objetivo, pero ese objetivo, tu mismo lo estás saboteando.


Esa misma mañana de sábado llamé por teléfono a mi gran amigo Quim Piquer del canal La ciencia del Éter. Hace tiempo que tengo previsto escribir una entrada para destacar el gran trabajo que lleva haciendo Quim desde hace años, cosa que haré a su debido tiempo ya que Quim lo merece y más. El caso es que Quim no conocía a Colin, y yo como os decía, muy poco. ¿Me extrañó? Pues no, nada.

Con mi gran amigo Quim Piquer en la fortaleza de Valença Do Minho, el pasado 28 de mayo de 2022.

Desde que lo conocí Quim solo puede tener palabras buenas hacia él. Es una ejemplo de persona, de divulgador, de conocedor... de todo. Gracias a Quim y su maravilloso canal hoy conocemos la máquina de antimateria de Ettore Majorana, los beneficios del DMSO, el oscilador de Lakhovksy y un largo etcétera de conocimientos impagables explicados con rigor, cariño y sobre todo humildad.


Ese es el camino: el del ejemplo y no el de la contraposición, el de ensalzar lo bueno y no el de regocijarse en lo negativo. Tienes mucho que aprender Colin. Como yo. Y como Quim. Pero si no escuchas, vas a seguir estancado en tu canal hablando solo para quien solo quiere escuchar lo que dices.


Por último y como persona adulta que soy y responsable por tanto de mis actos y decisiones, que sepas que no tienes o debas de sentirte mal por lo que te digo. El que no me sintiera cómodo en tu programa es solo responsabilidad mía, y en donde tu, no tienes nada que ver con ello. Cometí un error viniendo a tu programa. Cierto. Pero del mismo modo te digo que sigue adelante con lo que estás haciendo si crees que este es tu lugar en el Mundo y tu misión de vida. Simplemente, te agradezco que me mostraras uno que no es el mío.


Como dirían en el Zen, trato de vivir mi vida en un punto medio, en el cual te aseguro, no es nada fácil vivir.


Valença Do Minho, Portugal, 13 de junio de 2022.

882 visualizaciones2 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo